Ofertas de Hotel

Te ofrecemos las mejores ofertas de hotel, así que busca el que más te guste. El proceso de reserva de habitación es rápido y sencillo. Para ofrecerte los mejores precios de cada hotel, negociamos con los hoteles las mejores ofertas y descuentos.

Sponsors

Online

Hay 83 invitados y ningún miembro en línea

Reales Atarazanas

Reales Atarazanas

Reales Atarazanas


Dirección:
Plaza Juan A. Benlliure, Valencia 46011.

Itinerario: Poblats Marítims

Categoría: valoración

Magnífico ejemplo de arquitectura gótica civil y situadas en las proximidades del puerto, las Atarazanas, se construyeron con la función de acoger la fabricación, depósito y reparación de embarcaciones, jugando un papel decisivo en la prosperidad marítima que tuvo Valencia durante la Edad Media.

Construidas a partir de 1377 las obras se prolongaron a lo largo del siglo XV realizándose algunas reformas en el XVI. Actualmente del complejo primitivo solo se conserva el núcleo central, de planta rectangular y una superficie aproximada de 3.500 m2. Consta de cinco naves longitudinales formadas cada una de ellas por nueve arcos diafragma de perfil apuntado de ladrillo, que apoyan sobre pilares rectangulares. Las naves están comunicadas entre sí por otros ocho arcos apuntados menores. La techumbre es de madera a doble vertiente, con tejas al exterior. A destacar los cuatro canalones de piedra caliza con el escudo de la Ciudad que atestiguan el patronazgo municipal del edificio.

A lo largo del siglo XVI fueron perdiendo su función originaria como astillero y se destinaron a almacén de grano y de artillería, así como lugar de recepción de autoridades. En 1802 la ciudad perdió su propiedad al entregarlas a la Hacienda Real como pago de deudas y en 1840 fueron desglosadas y vendidas a particulares. El proceso de recuperación del edificio se inicia a partir de su declaración como Monumento Histórico en 1949.

En la actualidad, adquiridas nuevamente por el gobierno municipal, han sido objeto de una laboriosa restauración y, desde 1994, se destinan a Sala de Exposiciones Municipales.

Horario

Lunes cerrado.
De martes a sábados de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:30 horas.
Domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas.

Entrada

Entrada general: 2 Euros
Tarifa reducida: 1 Euro.
Sábados, domingos y festivos gratis.

Historia

El aumento de actividad del puerto hizo ver la necesidad de disponer de unos lugares aptos para la construcción y reparación de naves, a la vez que para depósito de aparejos y mercancías. En vista de ello y de la utilización inadecuada, para algunos de estos fines, de casas o locales de particulares, el Consejo de la ciudad acordó en 27 de agosto de 1338 que, de lo recaudado en contribución se construyera un edificio con la finalidad de servir de guardería de remos y demás aparejos de las naves.

Estas fueron las primeras Atarazanas del Grao, ignorándose su tamaño y disposición en planta y alzado. Las Atarazanas pudieron adquirir su actual disposición en planta y alzado por el acuerdo, sobre sus obras de reparación y aplicación, adoptado por los jurados de Valencia del 12 de agosto de 1500.

En el momento de su construcción estaban ubicadas en el extremo norte de la Vilanova del Grau, un poco separadas de aquella y rodeadas de una tapia y un pequeño foso. El complejo se completaba con diversos patios al aire libre en los que existían balsas para "amerar" madera y tinajas para almacenaje. En origen los extremos de las naves no debían estar cegados para permitir la entrada y salida de barcos y galeras. Las atarazanas se alzaban a pocos metros de la costa sobre la misma arena de la playa, emplazamiento que hoy resulta difícil imaginar por la existencia del puerto y, sobretodo, por los edificios que se levantan en primera línea tapando el acceso al mar.

Las Atarazanas, por su función y el conocido retiro del mar por la costa valenciana y el aterramiento de la playa, estarían a corta distancia de él, habiendo citaciones en el Archivo Regional sobre edificios cercanos y aún inmediatos a ellas, en 1784 y 1790, y confirmándolo los grabados de dicha época. Constan de cinco naves paralelas, de planta rectangular, de unos 10 por 48 m. Su tipo arquitectónico responde plenamente al modelo de edificación -en su origen civil- de naves cubiertas por armadura lignaria a doble vertiente bajo teja árabe, sostenida por vigas y entrevigas sobre arcos fajones o perpiaños diafragmáticos, o arcos diafragmas, de diez metros de luz aproximadamente y arcos-muros que constituyen una gruesa pared, aquí de ladrillo, perforada por el vano de una amplísima ojiva. Cada nave tiene ocho tramos, comprendidos entre nueve arcos diafragmas, lo que hace un total de cuarenta espacios o tramos. El edificio ha sufrido profundas alteraciones en algunas naves, y especialmente en las fachadas. Entre nave y nave se abren ocho arcos, también ojivales, casi equiláteros, de parecido perfil e igual material a los diafragmáticos, que comunicarían cada tramo con su vecino, estando hoy cegados, salvo dos que comunican las naves primera, segunda y tercera.

La parte trasera, es la mejor conservada, por no haber tenido ni tener puertas de acceso, ni afectarle las reformas de la fachada. En ella destaca el ladrillo grande con mucho tendel, como en todas las partes del edificio, formando arcos apuntados de rosca que refuerzan este muro posterior. Las atarazanas debieron ser construidas en distintos momentos, pero las gárgolas góticas no permiten suponer obra muy posterior a sus orígenes. Se utilizaron y no solo para el comercio, también para armar buques -y galeras- en defensa contra los piratas berberiscos "moros de Berbería". Después de la guerra de sucesión, agentes de Felipe V se incautaron el edificio, pasando mas tarde a almacén, de la sal y otras cosas, hasta que en 1802 fueron adjudicadas, en pago de deudas de contribución del municipio, a la Real Hacienda, y el Estado, en septiembre de 1849, vendió los cinco cuerpos a particulares.

Mapa de las Reales Atarazanas