Entradas CAC

Entradas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Ofertas de Hotel

Te ofrecemos las mejores ofertas de hotel, así que busca el que más te guste. El proceso de reserva de habitación es rápido y sencillo. Para ofrecerte los mejores precios de cada hotel, negociamos con los hoteles las mejores ofertas y descuentos.

Sponsors

Online

Hay 307 invitados y ningún miembro en línea

Mercado Central

Mercado Central

Mercado Central


Dirección:
Plaza del Mercado 6, Valencia 46001.

Itinerario: El Mercat

Categoría: valoración turismo opinión

La plaza del Mercat ha tenido desde la edad media una señalada vocación comercial. Aquí se celebraba el mercado, primero en puestos al aire libre -las populares parades con sus blancos toldos y su colorista mercancía expuesta al público-, que desde 1839 se completaron con un edificio construido al efecto. Con el cambio de siglo, sin embargo, se hizo evidente la necesidad de una instalación de mayor capacidad.

Proyectado en 1914 por los arquitectos Alejandro Soler March y Francisco Guardia Vial, antiguos cooperadores de Doménech Montaner, las obras del Mercado central se iniciaron en 1910 y su conclusión se retrasó hasta 1928, ya bajo la dirección de Enrique Viedma, siendo inauguradas por Alfonso XIII.

La planta del edificio se adapta a la forma de la parcela que ocupa, de más de 8000 metros cuadradso, resolviéndose sus cubiertas por medio de innovadoras cúpulas y diferentes techumbres inclinadas. La armadura de cubrimiento remite a las grandes arquitecturas industriales del hierro, como las de la estación del Norte o el mercado de Colón, mientras que los muros perimetrales, que apenas tienen función de sustentación sino más bien de cerramiento, están provistos de zócalos cerámicos polícromos en su base y de mallorquinas metálicas en su extremo.

Historia del Mercado Central

Mercado Central En 1261 se tiene noticia de su emplazamiento junto a la muralla, cerca de la puerta de la Boatella y la Iglesia de los Santos Juanes. Al principio, tiene carácter de feria los jueves de cada semana, lo cual explica su emplazamiento fuera de la muralla en relación con otros mercados ubicados en el interior, como el existente en la plaza de la Almoina. Pronto se hizo diario y por fin central, cuando en virtud del ensanche de 1356 quedó dentro de los muros. Hasta el siglo XX fue siempre un conjunto de tenderetes que debían ser colocados y desmontados diariamente, acusando una falta de higiene y de capacidad, pero inspirando numerosa literatura y pintura. Después de varios intentos y proyectos que no pasaron de serlo el Ayuntamiento convocó un concurso para el proyecto de un mercado de hierro en 1883 que fue ganado por Adolfo Morales de los Ríos y Luis Ferreres Soler, pero no se llevó a efecto. En 1910, año de la Exposición Nacional de Valencia, se convocó de nuevo el concurso y fue ganado por dos arquitectos catalanes: Francisco Guardia Vial y Alejandro Soler y March, directamente influidos por Domenech y Montaner, dándose los primeros golpes simbólicos, por el Rey Alfonso XIII, con instrumento de plata.

Es un edificio de estructura metálica que alberga 959 puestos con un total de 8.160 metros cuadrados edificados, contando las oficinas adosadas al Mercado. Una asociación de vigas y mallas de hierro permiten una cobertura de cúpulas de gran amplitud, la central se eleva 30 metros sobre el nivel del suelo y la nave mayor a 18 metros de altura.

Mercado Central Las formas, de mucho efecto plástico y óptico y abundante decoración de cerámica, hierro y cristal, caracterizan este monumento, brillante; a la vez modernista y sensible a un utilitarismo progresista, y según la misma autora, un ejemplo tardío, brillantes "y desde el punto de vista artístico acertado del lenguaje modernista burgués valenciano" y pese al origen de sus maestros su presupuesto de diecinueve millones, entonces, explica la importancia dada a la obra, y el gran efecto conseguido. Quizás lo más distintivo del monumento aparte la coherencia señalada, sea la gran cúpula central, decorada brillantemente, y el orden "enano" de sus columnas pseudo-jónicas en los accesos, de apenas dos diámetros de cañón, enlazadas por unas marquesinas curvas, metálicas, abovedadas, muy ricas en ornato de fundición. Así como, el pináculo o remate de hierro y cristal y el cupulín con la extraña veleta -zodarica- que tanto folklore ha promovido ("la cotorra del Mercat") sobre la cúpula central y los pabellones laterales de ladrillo rojizo, inspirados en un gótico centroeuropeo.

Información Práctica

HORARIO
De Lunes a Sábado de 8:00 a 14:30 h.
Domingo cerrado.

Entrada libre.

Mapa del Mercado Central



Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando, usted acepta el uso de cookies. Más información.